Emotivo recordatorio a un mes del terremoto que sacudió Ecuador

Editar artículo
Emotivo recordatorio a un mes del terremoto que sacudió Ecuador Foto: Cortesía Municipio de Quito / Familias quiteñas durante el encedido de las velas

Compartir

La tarde de ayer (16/05/2016) se encendieron velas y lanzaron globos blancos para recordar un mes del terremoto de 7.8 que afectó a Manabí y Esmeraldas.

Ayer a las 18:58, cientos de personas acudieron al parque Bicentenario, centro de recaudación de donaciones, en el norte de Quito, para recordar mediante una ceremonia el terremoto que sacudió el sur de Esmeraldas y Manabí.

Los ciudadanos que acudieron al Bicentenario dedicaron  un minuto de silencio y oraciones para los damnificados de la costa y se comprometieron a seguir con voluntariado y la ayuda humanitaria.

María Fernanda Pacheco, presidenta de la Unidad Patronato San José, comentó que con el terremoto “cambió la vida para siempre de muchas familias e internamente a todos los quiteños, han sido horas y semanas difíciles que con el apoyo de Dios se espera se de la fuerza y la paz a los damnificados  para superar esa situación”.

Hasta el momento se ha enviado 2´191.000 kilos de alimento  y agua gracias a la bondad de todos los quiteños.

Además, Pacheco pidió que se continúe con las donaciones, con el apoyo técnico y el consumo de productos de las zonas afectadas. “Qué siga corriendo la voz de la solidaridad”, resaltó.

Lenin Andrade, en representación de los voluntarios, “agradeció a todos por el apoyo brindado a los damnificados y por la ayuda de los quiteños, ecuatorianos y extranjeros”.

En el centro de acopio del parque Bicentenario se formó el grupo de voluntarios los “paules” quienes no han decaído en el empaquetamiento de donaciones que ya más de 2.136 toneladas se han entregado directamente a los damnificados de la costa.

Andrade invitó a la empresa privada para que aporte con voluntarios y continúe el trabajo en el sector y dijo sentirse orgulloso del trabajo que están haciendo en beneficio de los hermanos Manabitas.

Valora este artículo
(0 votos)

Volver