Exposición "Apuntes y Bocetos"

Editar artículo

Compartir

Oscar Galo Duque Acosta, de 71 años de edad, conocido en el mundo plástico como Olag Racso, artista ecuatoriano con una gran trayectoria en la pintura, escultura entre otras técnicas, presenta su trabajo recopilado “Apuntes & Bocetos”.

Una muestra llena de sentimientos por la vida, la mujer y la naturaleza. Su familia ha recopilado alrededor de 1.000 pinturas con diferentes técnicas tradicionales como acuarelas, aguas tintas, lápices de colores, pastel seco, plumilla y sepias.

Trabajos que estarán expuestos desde el 5 hasta el 19 de mayo, en el Centro Cultural el Arupo, en las calles América y Veracruz.

Las obras surgen con las ideas de ser grandes y definitivas, pero que todos esas líneas y formas han quedado en bocetos y apuntes. “Son obras de arte que no pueden ser transmitidas a un lienzo en técnicas definidas como el óleo y acrílico porque mi estado anímico cambia como todos los seres humanos”, dice el pintor.

 Lo que es fundamental para el artista, su sensibilidad, su alegría y tristeza que en ese momento son la inspiración de una obra.

Las temáticas de la exposición que presenta Galo son el paisaje rural-urbano que hoy existen en medio de las grandes ciudades, siempre hay esa imagen rural, donde encuentras las pequeñas casitas que son habitadas por dos o tres familias, la típica lavandería comunal, una bicicleta en medio del paisaje, la escalera las flores, una serie de elementos que están dentro de nuestra cotidianidad.

También, entre las temáticas está la figura de la mujer, que es el fuerte del artista, una combinación del estudio del cosmos hacia la parte del arte moderno, entre la figura  humana, la naturaleza, la construcción, viviendas que tienen aún una armonía con el medio ambiente, la atmósfera, que no son contaminantes, el paisaje que debería tener el mundo. Es como la madre que da a luz un hijo, quiere que crezca libre y hermoso toda una vida. La mujer es el cosmos de la vida, la representación de la naturaleza. Ese es mi trabajo.

Para Duque el crear formas y figuras que describan parte de una cosmovisión, mediante los colores o simplemente el blanco y negro de los lápices o del lienzo, no es una profesión sino una vocación. El artista que nació bajo la luz del arte. Su madre amante de la música, llenaba de alegría su hogar con su dulce voz y la melodía de su arpa, mientras que el padre tocaba la guitarra, influyeron en la sensibilidad del artista.

En sus inicios Olag Racso empezó como ceramista, trabajo en dos comunidades la de San Juan y la de La Gasca, donde los comuneros bajaban el ladrillo para hacer sus cuencos, pomos y demás, él aprendió a modelar sus primeras obras, que fueron parte de su primera exposición en la Alianza Francesa, frente al teatro Sucre.

¿Lo más duro para usted cómo artista?

“Creo que nada porque hago lo que me gusta y apasiona, el vender tal vez es algo simbólico en relación a tu trabajo” manifestó Duque.

Además, exaltó los 48 años profesor del Centro de Promoción Artística de la Casa dela Cultura Ecuatoriana, con talleres teóricos- prácticos, además clases particulares y conferencias sobre la teoría del arte, explicar cómo funciona el arte fuera de las instituciones universitarias.

¿Lo más bonito de ser artista?

“Haber logrado un gran éxito. Para mí ese éxito consiste en tener amigos en la mayor parte del mundo, tener alumnos que lo recuerdan, lo visitan y sobre todo lo que uno les enseño les sirve en sus distintas actividades, como el diseño gráfico, fotografía, en fin haber conseguido que ellos se formen”.

Valora este artículo
(0 votos)

Reportaje Ciudadano

Aliados

Volver