Pedernales y Canoa, opciones para este feriado

Editar artículo
Pedernales y Canoa, opciones para este feriado Foto: Carla Masabanda

Compartir

Los habitantes del sector invitan a los turistas a disfrutar de sus atractivos en el feriado y tiempo de vacaciones. 

Estas playas conservan un ambiente de paz y relajación. El lugar despierta en los visitantes una visión de solidaridad con sus compatriotas que lo necesitan.

El panorama de Pedernales, epicentro del terremoto del pasado 16 de abril, se mantiene con dos hoteles en funcionamiento y restaurantes levantados con estructuras metálicas de un piso, de caña, madera y demás. El objetivo ahora es reactivar la economía, sobre todo en esta época de verano y vacaciones.

Son casi cuatro meses del terremoto, que azotó las playas de Manabí y el sur de Esmeraldas. Carreteras que poco a poco se habilitan permiten que  turistas ausentes regresen, los resultados que dejó el desastre natural desaparecen día a día del lugar, porque los habitantes del sector se esmeran cada día por mejorar la situación.

La solidaridad del mundo se ha ido, los voluntarios de los primeros días ya no están. Lo que más anhelan los pueblos afectados es la visita de vacacionistas que apoyen a iniciar de nuevo con las actividades comerciales.

Las personas de la zona tienen la preocupación de volver a vivir esa pesadilla. Su situación emocional y la parte económica son factores que superan día a día. Imágenes como hoteles destruidos, casas caídas, niños que juegan entre escombros nos recuerdan a cada paso, lo grande que es la naturaleza y su furia. 

Pedernales ha levantado en medio de la playa un obelisco en honor a los que murieron en este evento. Sin embargo, los rostros de su gente expresa calidez, más fraternidad, sus historias que despiertan esperanza, a través de voces nostálgicas.

Mercedes Moreira, una de los damnificados, es un ejemplo que demuestra la valentía y el amor a la vida. Ella perdió su propiedad, “Mi pequeña casa no se hubiera destruido, seguiría de pie, pero por desgracia, el hotel de tres pisos de a lado, cayó encima”. Su voz se quiebra, pero su boca expresa una sonrisa porque ella y su esposo están vivos.

La también madre de familia al momento pernocta en un albergue cerca del cementerio de Canoa. El terreno donde fue su casa, ahora es su medio de subsistencia, alquila el uso de servicios higiénicos para los Turistas.

En el trayecto de Pedernales a Canoa se observa carpas con los logos de quienes ayudaron. Textos, sellos publicitarios escritos en español y en asiático están impresos en las lonas que cubren los lugares que se han convertido en sus viviendas. 

Mercedes y otros afectados invitan a todos los turistas a visitar estas playas que le darán al turista una visiòn diferente de tranquilidad, naturaleza y diversión. 

 

Valora este artículo
(2 votos)

Reportaje Ciudadano

Aliados

Volver