Cuyabeno, naturaleza en estado puro

Editar artículo
Cuyabeno, naturaleza en estado puro Foto: Cuyabeno.com

Compartir

Si te gusta la naturaleza y los animales, puedes ir a un zoológico, pero si buscas la vida silvestre de verdad a 30 minutos por vía aérea desde Quito hasta Lago Agrio, Sucumbíos, más 2 horas y media por carretera se encuentra el Parque Nacional Cuyabeno, el lugar perfecto para todo el que disfruta de la naturaleza en su estado puro.

Este bosque tropical amazónico con más de 600 mil hectáreas se recorre por un sendero marcado por ríos que en la mitad escoden trece lagunas que emanan vida. Toda esta maravilla es administrada por el Sistema Nacional de Áreas Protegidas que busca la conservación del lugar.

Mientras se adentra en este universo verde lleno de agua, desde una canoa, podrá ver una arquitectura amigable con la naturaleza. Su gente, como todo ecuatoriano, le esperará con una sonrisa y listos para enseñarle lo que escode el Cuyabeno. En este lugar viven ocho comunidades, cinco son indígenas: Siona, Secoya, Cofán, Shuar y Quichua.

En puerto Bolívar los Siona hacen turismo comunitario, le llevarán a conocer un sendero etnobotánico para que sienta el bosque con sus cinco sentidos. Aquí es donde empieza la verdadera aventura. En medio de la exuberante riqueza vegetal se encuentran los pequeños encantos de la vida animal en todas sus formas. Si lleva una lupa ésta será su cómplice para descubrir la belleza animal y vegetal.

El aleteo de una mariposa le robará la vista por unos segundos. La breve marcha de las hormigas trabajando, la agilidad de un mono mientras trepa un árbol o la tranquilidad del oso hormiguero; la presencia de una anaconda y la esporádica ojeada de un caimán son solo algunos de los deleites que tiene el Cuyabeno. Dicen que en este lugar existen más ojos que hojas, por eso cada paso que de, hágalo con cuidado porque en medio de las hojas caídas se puede esconder un anfibio que ha decidido descansar entre ellas.

Cuyabeno es el escenario y el espectáculo para que las especies nunca antes vistas puedan ser descubiertas, como por ejemplo el sapo gigante. En medio del agua, también se zambullen los delfines rosados, por una esquina aparecen las boas y las anacondas, animales de la cosmovisión indígena. Pero en el cielo también está Consipindo, de la traducción del lenguaje cofán a español es: la señora de los monos.

Si usted es de los que tiene que ver para creer, entonces con los Siona también podrá vivir una experiencia única: hacer el Casabe, pan de la Amazonía, solo tendrá que cosechar la yuca, pelarla, exprimirla y rayarla; después de unas horas de secado en un tiesto con leña se cocinará el pan y al cabo de unos minutos degustará este plato típico de Cuyabeno.

En este bosque tropical existen meses de sequía (diciembre a marzo), pero todo el tiempo restante lloverá. Si usted va y no experimenta la verdadera lluvia en este bosque no sabrá lo que es caminar bajo el agua que resbala por todo su cuerpo.

Para el científico que quiere descubrir la naturaleza o para el turista ávido de ver lo inesperado este mágico lugar le espera. De tres a siete días durará la experiencia donde el cielo, la tierra y el agua se juntan para dar lugar a la magia que encierra el Cuyabeno. La experiencia lo vale y este es un rincón del Ecuador ideal para los amantes de la aventura al natural.

 ¿Qué llevar?

No se necesita ser un experto, solo tener unas fuertes piernas y las ganas de caminar en medio de la selva con un clima que supera los 25º centígrados. Lleve un calentador de tela liviana y secado rápido, zapatos de caña alta, gorra para cubrirse del sol, mochila y cámara de fotos.

Algunos Datos:

  • El parque está atravesado de oeste a este por el río Cuyabeno.
  • El Guarango de agua (macrolobiun) emerge en las aguas dando un atractivo espectacular a las lagunas.
  • Se han registrado, además, 450 especies de peces, 96 especies de anfibios y 91 de reptiles.
  • En el Cuyabeno se identifican alrededor de 53 especies de pájaros hormigueros e insectívoros, a las que se suman varias clases de reptiles, anfibios y mamíferos. 

 

Valora este artículo
(1 Voto)

Reportaje Ciudadano

Aliados

Volver