Ya no es necesario modificar el idioma para huir del sexismo y tampoco están obligados a pasar al género femenino el nombre de algunas profesiones. 

Reportaje Ciudadano

Aliados

Volver